lunes, 27 de junio de 2016

Bulbos de Lilium (Azucenas)


En otoño me atreví a desenterrar cinco bulbos de azucena que había emplazado bajo las ramas de un cerezo. Mi idea fue colocarlos junto al lindero, protegidos del viento y en semisombra, evitando de esta forma que las gotas de agua que antes resbalaban por las hojas del cerezo cayeran sobre sus bellos pétalos. 


Durante un par de meses he esperado con impaciencia a que asomaran los primeros vestigios de que los bulbos no habían sufrido daños en el proceso de trasplante. En tres años consecutivos me habían proporcionado una satisfacción enorme al verlos florecer y me apenaba el hecho de que con el trasplante los hubiese estropeado. Así que cuando los ví asomar en el mes de mayo y los conté, mi decepción se redujo a que a lo sumo: había perdido uno de ellos, nada más.



Tenía anotadas las fechas anteriores en las que las flores habían abierto y puedo decir que han cumplido de forma milimétrica con los años anteriores: el 18 de junio empezaron a explosionar sus flores color rosáceo en forma de racimo de unos cinco o seis tépalos cada uno. Una semana después han abierto todas y lucen de la forma que podéis apreciar en estas fotos. Es muy curioso que esta flor se haya utilizado durante años como flor de difuntos, porque a mí, personalmente y después de mucho tiempo examinándolas, esta bella planta no me evoca melancolía, ni tristeza, ni pérdida, sino que me contagia de la alegría de los primeros despertares del verano.


Príncipe de los lirios - Friso Knossos

 También me he informado sobre su origen. Los primeros testimonios de esta flor se remontan hasta la antigüedad, en concreto Lilium candidum (azucena de la Virgen) y Lilium madonna, aparecen retratadas en las ruinas del Palacio de Minos en Creta (2.000 a.C.) y en las esculturas del templo de Salomón (925 a.C.). Romanos y griegos creyeron que esta planta tenía propiedades medicinales, curaba heridas y la cultivaron con devoción. Los poetas griegos encontraban el símbolo de la pureza en el color blanco de los lirios candidum. En el año 2000, el científico italiano Pieroni, realizó varios experimentos encontrando la relación beneficiosa de esta planta con las lesiones del herpes zoster.



La mayor exhibición de azucenas del mundo tiene lugar en el mes de junio en Holanda, en la muestra del jardín botánico Keukenhof ("Jardín de la cocina" en neerlandés y conocido también como el "Jardín de Europa") de Lisse. Este jardín botánico, situado entre Amsterdam y La Haya, exhibe 7 millones de bulbos florales, entre 2.500 árboles, ofreciendo un bellísimo espectáculo de colores y perfumes compuesta de tulipanes, jacintos, narcisos, orquídeas, lirios y azucenas. También existe una feria "Liliade" dedicada en exclusiva a los lirios en la ciudad de Akersloot, en el mes de junio. 
Foto tomada de: http://www.holland.com/es/turista/article/keukenhof-22.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada